jueves, 19 de septiembre de 2013

CUSTODIA COMPARTIDA Y FISCALIDAD

Tras diversos vaivenes en el tratamiento de las pensiones de alimentos, desde hace unos años , Hacienda regula la situación de dichas pensiones del siguiente modo: 

La pensión compensatoria en favor del cónyuge reduce la base imponible, y las pensiones de alimentos en favor de los hijos no reducen la base imponible pero se detraen de la base imponible y se les aplica el tipo impositivo que proceda por dicha suma, con independencia del tipo que se aplique al resto de la base imponible. De ello resulta que, como el IRPF es un impuesto progresivo ( cuando más se gana, más porcentaje se aplica), al aplicar dos bases reguladoras normalmente se reduce la cantidad final a pagar porque el porcentaje a aplicar es inferior en una o en las dos.

Por otra parte, el progenitor que tiene la custodia aplica el mínimo por descendientes puesto que los hijos conviven con el, de modo que tambien resulta beneficiado por una deducción, mientras que la pensión de alimentos que recibe es un ingreso exento, por el que no se tributa. Y demás puede hacer la declaración conjunta, lo cual supone la aplicación de una escala de gravamen más beneficiosa. 

Ahora bien, ¿ qué sucede en los supuestos de custodia compartida? Pues que según interpreta la Dirección General de Tributos ( Consulta de 26 de marzo de 2.013), cada uno de los cónyuges aplicará el 50% del mínimo por descendientes, y no cabe aplicar ninguna deducción mas por el pago de alimentos puesto que Hacienda considera que ambas deducciones son incompatibles. De este modo, resulta fiscalmente mucho menos "rentable" la custodia compartida al tener que pagar más impuestos en estos casos. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario