viernes, 29 de enero de 2016

PENSION DE ALIMENTOS EN FAVOR DE LOS HIJOS CUANDO EL PADRE CARECE TOTALMENTE DE INGRESOS.

Como ya hemos comentado anteriormente, existe en nuestros Tribunales lo que se ha venido a llamar "mínimo vital", que es el importe que los jueces estiman como el importe mínimo para que el progenitor que no tiene la custodia aporte a los hijos con los que no convive, y que tiene que ayudar al progenitor con el que conviven para cubrir ( junto con lo que aporta el otro progenitor) los gastos básicos ordinarios del menor.

Este mínimo vital , con la crisis econòmica, se estableció en 150,00/180,00 euros de forma generalizada por los juzgados , y se viene aplicando cuando el progenitor que no tiene la custodia tiene ingresos ( bajos, es de suponer, ya que si tiene ingresos medios el importe por hijo será mayor).

Como tambien comentamos en noviembre pasado, el Tribunal Supremo ha venido a señalar ( sentencia de 21 de octubre de 2.015, entre otras) que al fijar la pensión de alimentos debe atenderse al criterio de proporcionalidad , y no aplicar de forma automática el "mínimo vital" que se establece en cada momento.

Asi, en esa sentencia , el supuesto de hecho era un padre que percibía 426 euros de subsidio de desempleo,  que tenía dos hijos y que abonaba 300 euros de alquiler de su vivienda ( la vivienda familiar se adjudicó a la madre y los hijos). 
El Tribunal Supremo  confirmó la sentencia del Juzgado ( y revocada por la de la Audiencia Provincial), dejando por tanto la pensión en 100 euros al mes para los dos hijos.

Hoy nos queremos referir a otro supuesto, y es el de aquellos casos en los que el progenitor que no convive con los menores ( aun es mucho más habitual que sea el padre que la madre), carece absolutamente de ingresos. En este supuesto que, con la crisis econòmica que padecemos, es mucho más común de lo que parece.

En este caso, dice el Tribunal Supremo que , sin perjuicio de la obligación de los padres de alimentar a sus hijos ( alimentar en sentido amplio, incluye darles educación, techo, etc..), hay casos excepcionales en los que este interés no impide que aquellos que por disposición legal están obligados a prestar alimentos no puedan hacerlo por carecer absolutamente de recursos económicos, como tampoco impide que los padres puedan desaparecer físicamente de la vida de los menores, dejándoles sin los recursos de los que hasta entonces disponían para proveer a sus necesidades.
En estos casos en que el obligado a prestar alimentos es absolutamente insolvente y sus necesidades son cubiertas por quienes están obligados a hacerlo por ley ( art. 142 y siguientes del Código Civil), tambien los hijos tendrán que pedir que estos familiares les atiendan económicamente ante la situación económica del progenitor. Y todo esto hasta que se procure una solución al problema por quienes están, en principio, obligados a resolverla, que son los padres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario